El debut soñado

Empezó como cualquier jueves, me levante temprano y asistí a mis clases por la mañana. Después de una dosis de 2 horas de clases de política emprendía mi viaje de regreso a casa, todo normal hasta que mis redes sociales hicieron lo suyo. Por pura coincidencia, un evento de futbol de 24 horas organizado por el NYCFC estaba siendo promovida. En ese momento no lo pensé y me registre para formar parte del evento a las 8 de la mañana el 10 de marzo. Fue después cuando tome en cuenta todo los riesgos que eso representaba, el evento estaba a dos semanas y no estaba preparado.

Mentiría si dijera que al darme cuenta de todo a lo que me iba enfrentar estaba motivado. Al contrario, tuve un lapso de dudas e inseguridad que me desmotivaron totalmente. Ni siquiera puedes pararte solo por 5 minutos, crees que aguantaras un juego completo? Cuando juegas pierdes el balance solo con la fuerza del viento, no aguantaras el juego físico. Acaso tienes fuerzas en tus piernas? No, así que mejor no pienses en ir. Pero el peor de todos fue saber el riesgo que los organizadores del evento no me dejaran participar debido a mis limitaciones físicas. Todas esas cuestiones por mas dolorosas que fueran contenían un poco de realidad en ellas. En ese aspecto tuve a muchas personas que me motivaron para que lo intentara y sea cual sea el resultado pues haya cumplido un objetivo. Increíblemente logre motivarme y empezó mi carrera contra el tiempo, doble sesión de ejercicios por dos semanas con enfoque especial en piernas. En cuanto al toque de balón no me enfoque mucho, seguí el consejo de mi padre que sugirió que al tener la habilidad futbolística en la mente iría fluyendo en la parte física.

Fueron dos semanas intensas, pero hice lo mejor que pude para llegar bien. El día previo al partido compre los botines que me acompañarían en mi reto, por suerte fueron unos Nike muy cómodos para césped sintético. Llegaría la hora cero y para mi asombro no sentía miedo ni nervios durante mi viaje al evento. Tal vez es como siempre lo eh dicho, cuando de futbol se trata mi cuerpo se vuelve ligero y puedo moverme con mucha libertad. Algo inexplicable pero asombroso sin duda alguna. Arribé al Centro Rockefeller y fui recibido como cualquier otro participante del evento, antes de entrar le eche un vistazo a la cancha donde jugaría y sin duda iba a ser difícil. Entre a registrarme y fue una experiencia espectacular, verificaban tu nombre y llenaba mis datos para según eso tener mi numero designado. Honestamente quería el 9 pero tendría que dejar mi huella con el numero 484, también escogí representar al equipo de David Villa que no fue cosa fácil que digamos. Después de tomarme la foto oficial llegaba la hora de regresar afuera y esperar mi turno para jugar. El clima estaba en contra ya que hacia demasiado frio, irónicamente me sirvió para calentar como lo hacen los futbolistas profesionales. Eso también me dio espacio a ver al tipo de jugadores que iba a enfrentar. Como dije antes, jugaban muy duro y usaban mucha fuerza física. Era consiente que agarre un poco de musculo pero no tenía la certeza si seria suficiente para aguantar el ritmo de juego. Mientras esperaba me llegaron muchos recuerdos de mi niñez, los juegos que jugaba en la escuela y lo que me enseñaron. También los consejos que me daba mi tio y mi gran amigo “ches” cada vez que me hacían practicar. “Nunca te rindas” y “siempre termina las jugadas” fueron los que mas repetí en mi cabeza.

Cuando el arbitro dijo “ entra ya” fue exactamente como lo imaginaba desde pequeño, con el anuncio del 484 entrando y haciendo su debut oficial con el NYCFC y el “EQUIPO VILLA”. Nuestro arquero y el arbitro me dieron indicaciones, “Presión alta y cubre el lado izquierdo” Era algo difícil de procesar, se estaba cumpliendo el sueño de jugar en un equipo oficial y eso era algo que veía casi imposible por el estigma que la sociedad tiene hacia las personas con discapacidad. En ese momento lo estaba logrando, jugando un total de 40 minutos y dos partidos rompía con esa barrera que impedía cumpliera mi sueño aunque sea de esa manera. Llegaba la hora de terminar mi participación y mi despedida fue inesperada, muchos expresaban admiración y respeto hacia mi. Hubo aplausos y agradecimientos por parte del equipo, un gesto enorme. Sin duda será un día que jamás olvidare… el dia en el cual el 484 demostro que el futbol rompe barreras.

 

PS: UN AGRADECIMIENTO ESPECIAL AL NYCFC POR PERMITIRME SER PARTE DEL EVENTO. DEFINITIVAMENTE LE TENGO UN CARIÑO ESPECIAL AL CLUB POR TODO LO RECIBIDO. MUCHAS GRACIAS.

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

A WordPress.com Website.

Up ↑

%d bloggers like this: